Imprimir
PDF

La grieta de la Antártida preocupa al mundo

Valoración de los usuarios: / 0
PobreEl mejor 

Científicos argentinos sobrevolaron la zona a bordo de un avión de la Fuerza Aérea, calcula que falta 20 kilómetros para que la enorme masa, cuya superficie equivale a 30 veces la Capital Federal, se desprenda.

El reconocimiento aéreo permitió detectar que restan tan solo unos 20 kilómetros de grieta para que la superficie se desprenda totalmente hacia el mar. La porción geográfica en cuestión tiene tamaños monumentales: la IAA comparó el tamaño a 30 veces el territorio de la ciudad de Buenos Aires.

Hace ya varios años que apareció una grieta en la barrera de hielo Larsen C de la península Antártica, pero en los últimos tiempos ha ido creciendo más rápido que nunca. La rotura en el hielo fue descubierta en la plataforma de hielo Brunt el 31 de octubre, por eso los investigadores la bautizaron "Grieta Halloween".

El desprendimiento de enormes masas de hielo preocupan al mundo científico ya que este tipo de eventos alteran el balance entre el agua contenida en el hielo continental de la Antártida y el océano circundante. Los estudios buscan determinar las causas y la evolución ante la posibilidad de que pueda estar vinculado al cambio climático global, aunque aún no hay conclusiones.

Algo más que preocupa a los científicos es que la fractura afecte a los glaciares que están detrás de las barreras de hielo, ya que estas les sirven de sostén a esas formaciones. Por lo tanto, un quiebre de la masa podría desestabilizar el sistema de los glaciares y producir un eventual derretimiento de estos.

El vuelo en torno a la grieta, que está ubicada en la región oriental de la Península Antártica, a unos 500 km de la Base Marambio, fue realizado en el marco de las actividades de apoyo logístico a la actividad científica que desarrolla la Fuerza Aérea a través de la Dirección de Asuntos Antárticos.

La comitiva integrada por el el jefe del Departamento de Glaciología del IAA, Sebastián Marinsek, y el licenciado Carlos Bunge, de la DNA, se trasladó en un avión bimotor DHC-6 Twin Otter matrícula T-87, de la Escuadrilla Antártica de Vuelo Águila, apostado en la Base Marambio y perteneciente a la IX Brigada Aérea de Comodoro Rivadavia.

El sobrevuelo, que duró más de cinco horas y atravesó el Círculo Polar Antártico, formó parte del proyecto "Balance de masa y dinámica de glaciares en la Península Antártica", incluido en el plan anual técnico y de servicios 2016/17 de la DNA.

La siguiente animación muestra que la fisura se ha extendido unos 60 km desde enero del año pasado. Y desde principios de enero de este año, se han separado otros 20 km, por lo que, en estos momentos, la plataforma de 350 m de grosor apenas se encuentra unida por un hilo a la península. La grieta ahora tiene unos 175 km de longitud, informaron desde la Agencia Espacial Europea.

Cuando el iceberg se separe definitivamente de la barrera de hielo, será uno de los mayores nunca registrados.

La grieta de la Antártida preocupa al mundo
Newer:

Lo más visto en esta sección

60775376